Qué es la periodoncia

La periodoncia, también llamada Piorrea es una infección crónica que afecta a los tejidos que sujetan el diente. Avanza desde la encía hasta el hueso. En la fase terminal el diente se afloja tanto que se cae.

La periodoncia afecta al 90% de la población adulta en mayor o menor grado.

Qué causa la periodoncia

La causa principal es el acumulo de una bacteria (placa bacteriana) y de sarro que alteran la encía y la unión diente-hueso, penetrando hasta infiltrar el hueso que sostiene el diente hasta destruirlo.

Agravantes:

No solo son necesarias las bacterias para causar periodoncia, el progreso de la enfermedad periodoncial depende de la capacidad de defensa de cada persona. Hay factores que agravan y facilitan el avance:

  • El tabaco afecta directamente a la capacidad de respuesta de las encías.
  • El estrés interviene en las defensas disminuyéndolas.
  • Hay enfermedades como la diabetes o alteraciones del sistema inmune que dificultan la reparación y agravan la enfermedad periodental.

Síntomas de la periodoncia

A pesar de ser una enfermedad “silenciosa” ya que generalmente no causa dolor, hay síntomas fáciles de reconocer y que le indican que debe acudir al dentista:

  • Inflamación y sangrado de las encías
    Se enrojecen, se hinchan y sangran con facilidad al cepillar los dientes, incluso de manera espontánea (esto no ocurre en fumadores).
  • Movilidad dentaria
    Al destruirse el hueso de soporte de los dientes, éstos se aflojan.
  • Dientes largos
    Cuando la encía y el hueso se destruyen dejan a la vista parte de la raíz del diente. Esto da lugar a que la comida se filtre entre los dientes ya que la encía no está ocupando su lugar correcto. También es frecuente sufrir molestias al ingerir alimentos fríos o muy calientes, ya que al estar la raíz más expuesta tiene mayor sensibilidad.
  • Mal aliento
    Frecuentemente la elevada cantidad de bacterias y el tipo de las mismas dan lugar al mal aliento e incluso a mal sabor en la boca.

Cómo prevenir la aparición de la periodoncia

Conocer la enfermedad y sus causas es fundamental para evitar que aparezca o reducir su avance.

Es esencial evitar el acumulo de placa bacteriana y de sarro. Para ello debe cepillarse correctamente los dientes después de cada comida y sobretodo antes de acostarse.

También es recomendable el uso de seda dental o un cepillo especial para limpiar correctamente entre los dientes, ya que a esa zona no llega el cepillo normal.

En algunos casos prescribimos un determinado tipo de pasta y enjuague para ayudar al mantenimiento de la salud o al tratamiento de la enfermedad.

Es importante actuar sobre los factores agravantes tales como el tabaco y el estrés.

Tratamiento específico para la periodoncia

El tratamiento para tratar la periodoncia está orientado a eliminar las bacterias, sarro e inflamación de las encías.
Es importante que el paciente comprenda que tiene una enfermedad crónica y que deberá mantener un cuidado a largo plazo.
El primer paso es la confección de una historia clínica correcta y explorar la encía (radiografías para visualizar el hueso y medición o sondaje de la encía). En ocasiones hacemos un análisis de las bacterias que predominan en la enfermedad.Una vez realizado el diagnóstico se hace una limpieza profunda para eliminar el sarro y el tejido infectado (raspado y alisado radicular). Con esto pretendemos desinflamar los tejidos. Es importante adiestrar al paciente para que realice una muy buena higiene y así mantener la enfermedad controlada a largo plazo.
Es necesario mantener controles periódicos. La frecuencia dependerá del estado del paciente.